Balanceo

El balanceo es el proceso de compensación realizado para equilibrar el conjunto de los neumáticos y las ruedas del vehículo. Es importante para evitar el desgaste prematuro de los neumáticos y de los componentes de la suspensión y de la dirección.

¿Para qué sirve el balanceo de los neumáticos?

El balanceo es necesario para reducir las trepidaciones que puedan producirse en el volante del auto. Además, cuando existe desbalanceo, la dirección se vuelve inestable y se produce un desgaste irregular de los neumáticos.

Señales que indican neumáticos desbalanceadas

La forma más común de notar que un vehículo está con los neumáticos desbalanceadas es cuando el conductor siente trepidación en el volante - o, a veces vibraciones en todo el vehículo - al llegar a una velocidad promedio de 60km/h.

Sin embargo, cuando los neumáticos del eje de tracción y de los ejes auxiliares están desbalanceadas, es más difícil de notar las vibraciones. Por este motivo es necesario balancear todas las ruedas con frecuencia.

¿Cuándo debe realizarse el balanceo?

  • Cuando se sustituyan los neumáticos;
  • Cuando se realice la reparación de las llantas o de los neumáticos;
  • Con motivo de vibraciones en el volante o manubrio;
  • Cuando se sustituyen elementos del conjunto rodante - por ejemplo: pastillas de frenos, rodamiento de la rueda, piezas de la suspensión, etc.;
  • Cada 10 mil kilómetros rodados.